Los procesos de filtración y separación en la industria farmacéutica son fundamentales, no solo para garantizar que los productos se purifiquen adecuadamente y sean aptos para el consumo, sino también para optimizar la economía del proceso y evitar la pérdida de productos valiosos.